Nuevas funcionalidades para peatones en Google Maps

Un paso en la dirección correcta: aplicaciones de movilidad para peatones

Publicado por Nikolai Elneser Montiel el 10 de Mayo de 2020

Tres nuevas funcionalidades de Google Maps dirigidas específicamente a quienes recorremos las ciudades a pie.

Usualmente, cuando guiamos nuestra navegación en las ciudades a través de aplicaciones móviles, los recorridos y la información que recibimos se muestran únicamente desde la perspectiva de un auto. A muchos nos pasa, cuando nos intentamos guiar con Google Maps mientras caminamos, que no logramos definir hacia qué lado estamos viendo según las indicaciones del mapa o nos confundimos porque la aplicación muestra cruces que son imposibles de hacer a pie.

Es común que avanzamos hasta un par de cuadras en la dirección contraria antes de darnos cuenta hacia dónde tenemos que ir. Cuando caminamos, la forma en la que medimos el avance y guiamos nuestro recorrido cambia con respecto a la forma en la que lo hacemos en carro. No son metros o millas, buscamos señales y elementos que nos ubiquen en el espacio, contamos pasos, e identificamos sonidos y olores que nos indican que hemos llegado a nuestro destino. La relación con nuestro entorno se hace más personal e intuitiva.

La tecnología poniéndose al día con su deuda

Hace un tiempo recibí un boletín de CityLab que hablaba de una serie de actualizaciones nuevas para Google Maps que me parecieron importantes.

En sus esfuerzos por promover modelos de movilidad sostenible y asumiendo la creciente complejidad de los sistemas de transporte en las ciudades, Google Maps está probando tres nuevas funcionalidades:

Un primer esfuerzo es ofrecer más opciones de transporte en sus recorridos, incluyendo bicicletas y sistemas de micro movilidad como scooters y bicicletas eléctricas disponibles. La idea es darle al usuario la mayor cantidad de opciones para hacer de sus recorridos lo más rápido o económicos posibles, dependiendo de las preferencias.

Sin duda la más interesante es la introducción de una opción de navegación para peatones a través de realidad aumentada, donde se muestran las indicaciones en tiempo real con el uso de la cámara del celular. Después de escanear con tu cámara los edificios que te rodean, la aplicación te guiará hacia donde debes caminar identificando los edificios con su biblioteca de Google Street View.

Pantallazos de Google Maps guiando

Foto: Andrés Peñaloza

Desde hace un tiempo Maps ha levantado información sobre los niveles de ocupación de las rutas de transporte a través de encuestas a los usuarios. Gracias a la cantidad de datos levantados, la aplicación ahora incluye también información sobre el nivel de ocupación de los sistemas de transporte público en los recorridos.

Así, Google Maps se suma a otros esfuerzos por hacer la navegación de peatones en espacios urbanos un proceso más cómodo. Walc es otra aplicación que, muy parecido al ejemplo del uso de Street View, guía a los peatones a través de puntos de referencia fáciles de seguir.

Otro ejemplo interesante es el de Citymapper, una aplicación de movilidad exclusiva para sistemas de transporte público disponible en 38 ciudades del mundo (México DF y Sao Paulo son las únicas en Latinoamérica), incluyendo micromovilidad y servicios de viaje compartido, como Uber y Lyft.

Además de la cantidad de información que muestra sobre cada ruta, la aplicación incluye recomendaciones sobre el vagón específico que el usuario debe tomar para navegar más eficientemente dentro de las estaciones de metro o tren, y los nombres de las salidas que deben tomarse, facilitando al peatón seguir rápidamente el camino a su destino y reduciendo la posibilidad de equivocarse sobre la dirección a la que se está dirigiendo.

El valor de los datos

Todas estas aplicaciones funcionan gracias a un intercambio que no todos percibimos. Las actualizaciones de Google Maps también suponen la recolección de una nueva serie de datos: al identificar tu perspectiva visual a través de las imágenes que captura tu cámara para poder ayudarte a navegar, Google también podría registrar lo que ves en los momentos en los que te detienes a tomar decisiones. Esto significa una ventaja para la identificación de espacios estratégicos dirigidos a colocar publicidad en el futuro, información que tiene un valor para la compañía.

Sin embargo, esto sucede en diferentes medidas con casi todas las aplicaciones que utilizamos. Con la creciente importancia de los mapas digitales, además de los datos levantados por los usuarios para ubicar publicidad, nuestras rutas y los lugares que visitamos suman a la capa de información que contribuye a construir los modelos virtuales de nuestras ciudades, que luego utilizamos para acceder diariamente a un sinfín de servicios.

Sería interesante saber si éstas actualizaciones influyen en nuestras decisiones de movilidad a pie en el futuro, incrementando los flujos peatonales en ciertas zonas de las ciudades que funcionan como rutas más eficientes, ayudando a recuperar la economía de ciertas calles o reviviendo vecindarios que actualmente parecen abandonados, contrario al efecto que han tenido otras aplicaciones de navegación con respecto a la “invasión” de los vehículos particulares en vecindarios residenciales.

Más allá de una aplicación

A pesar de todos estos esfuerzos, las aplicaciones de navegación para peatones no aseguran reducir el uso del automóvil en las ciudades. Puede ser muy práctico ubicarse en una ciudad usando realidad virtual con una cámara o recibiendo información sobre los diferentes modos de transporte disponibles para llegar a algún destino, pero mientras no exista la infraestructura y políticas que fortalezcan las características que hacen a las ciudades caminables, las personas no cambiaran sus vehículos para desplazarse.

Aún así, estas funciones sin duda facilitan la navegación para quienes ya caminan o visitan una ciudad por primera vez y se mueven a pie. Son un paso más en una larga lista de elementos que debemos considerar si queremos tener ciudades más sostenibles y amigables para todos. Nos queda ver cómo estas funcionalidades son utilizadas y evolucionan con el tiempo, siempre en paralelo a la forma en la que diseñamos los espacios urbanos.

Foto de portada: Andrés Peñaloza

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.