Estación de BRT

Buses de tránsito rápido (BRT): Priorizando el transporte público

Publicado por Nikolai Elneser Montiel el 16 de Febrero de 2021

Una estrategia de movilidad sostenible que ha reducido tiempos de viaje y el uso de vehículos particulares en todo el mundo.

Un eficiente sistema de transporte es una de las principales características que debe tener una ciudad para ofrecer buena calidad de vida a sus habitantes. Los BRT (Sistemas de Autobús de Tránsito Rápido, o Bus Rapid Transit por sus siglas en inglés) son una estrategia que puede ser implementada para mejorar la movilidad urbana. Su característica principal es que son sistemas de buses que cuentan con una vía expresa exclusiva para su circulación, permitiéndoles funcionar de manera fluida por un canal a lo largo de corredores específicos, independientemente del tráfico vehicular existente. En vista de su diseño y funcionamiento, un BRT se considera como un sistema de transporte sostenible de alta capacidad.

Movilidad urbana: el eterno desafío

La movilidad es quizás el tema más importante cuando se habla de problemas urbanos. Bajo los modelos de desarrollo que han dominado las ciudades desde hace décadas, donde se prioriza el uso del vehículo particular, hacer del transporte público un servicio conveniente para todos se ha hecho cada vez más complejo para planificadores y políticos con interés en mejorar las condiciones de vida en las zonas urbanas.

Ciudades de todo el mundo han crecido y se han expandido siguiendo patrones determinados por el uso de los vehículos particulares. Esto ha generado una gran cantidad de problemas que han desmejorado notablemente nuestra calidad de vida, como el aumento de los tiempos de viaje, el deterioro de la calidad del aire que respiramos, el ruido ocasionado por los motores de combustión interna, mayor frecuencia e intensidad de los accidentes de tránsito, entre otros. 

Congestionamiento

Foto: Alexander Grishin, Pixabay.

Ante estas condiciones se han propuesto una gran cantidad de soluciones para mejorar los sistemas de transporte público, de manera que existan diversas opciones o alternativas que influyan positivamente en la capacidad que tenemos como ciudadanos de acceder a los diferentes bienes y servicios, reduciendo nuestro impacto negativo en el ambiente y la vida de los demás.

Sin embargo, algunas intervenciones de transporte masivo suelen representar gastos significativos para los gobiernos locales. Los sistemas de metro, por ejemplo, son intervenciones de alto impacto pero, a la vez, requieren de mucha planificación, tiempo de construcción y apoyo económico de entes supralocales. Por otra parte, los sistemas de autobuses tradicionales, a pesar de ser más económicos y contar con mayor flexibilidad de implementación, se ven afectados por el grave congestionamiento vehicular que sufren algunas ciudades. En un punto medio entre estos dos sistemas se ubican los BRT.

Los beneficios de priorizar el transporte público

UN-Habitat define el BRT como un sistema de transporte masivo basado en un autobús que circula por líneas exclusivas y tiene como objetivo combinar estos canales de circulación con estaciones de alta calidad y un sistema de pago centralizado previo al abordaje de las unidades.

El valor agregado de un BRT es que cuenta con una serie de características que pueden ser ventajosas al compararse con otros sistemas de transporte público masivo. Por ejemplo, los costos de inversión para el desarrollo de un sistema de metro puede ser de entre aproximadamente 10 a 100 veces el costo del desarrollo de un sistema BRT (por metros lineales de servicio). En términos operativos, los métodos de pago y de abordaje a través de una estación brindan la efectividad con la que cuentan los sistemas de metro.

Línea BRT

Foto: ITPD.

La flexibilidad de los sistemas BRT viene dada por el hecho de que son un medio superficial que no necesariamente requiere intervenciones físicas de gran magnitud, lo que también significa que futuras modificaciones o cambios en las rutas puedan ser menos traumáticas para la estructura urbana y el presupuesto de los entes responsables, sin embargo, esto depende de cada caso en particular. Además, las unidades no están limitadas a circular por un riel, esto tiene ventajas en términos de adaptabilidad y reubicación de las mismas dependiendo de la demanda y condición de rutas específicas.

La integración de los BRT a la trama urbana existente

Existen dos formas de implementar un sistema BRT, la primera es sobre un eje urbano ya desarrollado, y la segunda sobre uno con potencial de desarrollo o planificado. Estas condiciones determinan el impacto de nuevos ejes conectores a través de un BRT. En un sector ya desarrollado, puede haber un efecto sobre los valores del suelo, que dependerá en gran medida de su planificación y coordinación con otras políticas urbanas.

Sin embargo, los impactos con mejores resultados han sido al planificar las rutas de BRT a lo largo de sectores con potencial de desarrollo. Esto ha tenido como consecuencia el desarrollo de nuevas centralidades con gran mezcla de usos y características amigables con el peatón y otros sistemas de transporte, además de que le otorga al sistema BRT mayor flexibilidad y capacidad de adaptación ante cambios en el entorno urbano.

Un buen sistema de buses de tránsito rápido requiere de un estudio cuidadoso de los corredores en los que es adecuada y factible su implementación, tanto por las capacidades físicas de las vías como por la demanda existente y potencial de sistemas de transporte masivo. El objetivo debe ser complementar la red de transporte ya existente, generando nuevos corredores que mejoren la movilidad de los ciudadanos.

Un modelo que se multiplica

A pesar de que Curitiba es uno de los ejemplos más exitosos de aplicación de un sistema BRT, estos sistemas habían aparecido ya años antes. Sin embargo, después del éxito que significó para la ciudad brasileña la red de autobuses de tránsito rápido, esta idea se expandió por diferentes ciudades en todos los continentes.

Para el 2013, existían más de 150 sistemas de BRT en el mundo, y es en América Latina y el Caribe donde se concentra la mayor cantidad de estos. Para la misma fecha, el total de pasajeros de sistemas BRT en el mundo era de 25.7 millones diarios, que representaba solamente el 23 por ciento de pasajeros de sistemas de metro diarios, a pesar de cubrir solamente el 40 por ciento de la longitud que cubren los sistemas de metro.

Algunos de los casos más interesantes sobre la implementación de sistemas BRT se encuentran en ciudades de China, India, México, Nigeria, Sudáfrica, Colombia y Brasil. Después de su implementación, el TransMilenio de Bogotá redujo el tiempo de viaje para ciertos recorridos y el número de fatalidades derivadas de accidentes de tráfico (34% y 88% respectivamente, según UN-HABITAT).

Línea BRT Bogotá

Foto: ITPD, Lloyd Wright.

Uno de los objetivos de los sistemas de autobús de tránsito rápido es aumentar el uso del transporte público que se demuestra en una reducción de la cantidad de viajes realizados en vehículo particular, como sucedió en el caso de Curitiba, que logró reducir de forma significativa la cantidad de viajes en vehículo particular en un año. Esto fue posible debido a que la implementación y gestión de este sistema prestó particular atención a la calidad del servicio, que ha sido determinante para promover su uso, ya que compite con los modos de transporte tradicionales.

En contraparte, las ciudades chinas, norteamericanas y algunas latinoamericanas han presentado mayor dificultad para desarrollar un sistema de BRT eficiente en todos sus aspectos. Los modelos de desarrollo bajo los que han sido planificadas muchas de estas ciudades han prestado especial atención a los viajes realizados en vehículo particular, segregando así sus actividades en una gran expansión del territorio, disminuyendo la capacidad de vía necesaria para la construcción de la infraestructura requerida para un BRT.

Una de las razones que afecta la instalación de sistemas BRT en las ciudades suele ser la mala o negativa percepción que tienen los ciudadanos sobre los autobuses, a diferencia de los sistemas de metro y tren ligero que han simbolizado históricamente una imagen futurista y de progreso. Para muchos, los autobuses hacen referencia al pasado y a poca estabilidad de servicio. Sin embargo, políticos y planificadores urbanos de renombre alrededor del mundo han tomado los sistemas BRT como bandera dentro de sus propuestas e ideas de renovación urbana, especialmente por sus capacidades de funcionamiento y rendimiento en relación con el costo que representa su instalación, en vez de enfocarse en los estigmas sociales que se le atribuyen a este tipo de unidades.

Estación BRT

Foto: ITPD.

Alrededor del mundo, los BRT han generado mecanismos para otorgar a sus pasajeros la confianza que requieren para seguir utilizando el sistema. Esto, a través de mejoras en la imagen y los sistemas de información que facilitan a los usuarios acceder a la información que requieren.

Una de las claves del éxito del sistema BRT de Curitiba fue su integración con los otros sistemas de transporte ya existentes en la ciudad. Al ingresar a una de las estaciones de BRT en Curitiba se hace el pago y se tiene acceso a toda la red de transporte público de la ciudad. Esta característica facilita la intermodalidad, determinante para la efectividad del sistema de transporte y para mejorar la experiencia del usuario.

Finalmente, los sistemas BRT no representan una solución final ni definitiva a los problemas tradicionales de movilidad, como lo es la demora de los tiempos de viaje en otros medios de transporte y el alto congestionamiento vehicular, así como a sus externalidades (heridos por siniestros viales, emisiones de gases de efecto invernadero, ruido y otros). Sin embargo, bajo un plan estratégico que contemple todos los modos de transporte como parte de una misma red, el BRT puede representar la columna vertebral que integra centralidades importantes de la ciudad.

Foto de portada: ITDP, Lloyd Wright.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.